lunes, 31 de julio de 2017

La obra de Patricia Merizalde







“Esa palabra eres tú,

esa palabra te lleva

de ti misma a ti misma.


(…)

Mujer que eres

es la mujer a la que hablo:

estas palabras son tu espejo,

eres tú misma y el eco de tu nombre”.

Octavio Paz
A forma de prólogo.

El verso es ante todo un universo subjetivo, sus hallazgos inadvertidos se han fraguado desconectadas membranas dentro del mundo de las apariencias. Se lleva por título todo un proceso en geografía de NOMBRES, su elemento tutelar es la secreta revelación en década de lluvias, abiertas hacia muchos caminos que consagran la furiosa voz en la poesía. Siempre intentando modificar los fundamentos lingüísticos tachados 365 veces  de manera recursiva, tras liberar los espacios contemplativos en este, el arte de escribir. Quien se embarca cuidadosamente habitáculos de buriladas cuchilladas contribuirá a la experiencia de una iniciación motivada por escenarios ambivalentes; una invitación a ese hallazgo será una columna avanzando al ombligo del presagio, que quieren oficiar su sed en las maduras obras del viento. He aquí una poeta, su lema es la prolongación de quienes fueron o cayeron a la escisión de las habitaciones, intensa percepción tocada desde el mismo abismo de la escama saturnal que no respeta las praderas del mortal enemigo. El amor es la querencia de la unidad que fue arrancada desde la cicatriz en el espejo de las voces, es el pórtico en el asombro de la trayectoria sujetas al párpado dialéctico del tiempo, la elevación precoz de la pólvora en el vértigo de tantos años que uno siente tantas veces en la recurrencia de lo callado y que solo ella sabe friccionar cuando la herida la roza inflamada en el gran secreto del ayer.

Te hablo de esta poeta, capaz de abolir sus fronteras en graves preguntas y disolverse consciente en todas las implicaciones que trastocan el registro de las osadas perplejidades estéticas, único estado concepto cuyo parto intelectual siempre nos liga hacia una idea que nos devora el elemento tutelar. Ancla la identidad centrifuga de su memoria al quehacer que prolonga la vida comprometidamente o conmueve los seres sensaciones y sus batallas acunadas desde los portales de la impronta existencial: Comunión de Lobos, un nuevo libro, una canción de amor amenazante a la construcción onírica, un alambrado de playa en hambreados veraneantes que como todo texto es la continuación al misterio concluyente de la palabra, catapulta o puente elevadizo que trasciende al lirismo la humanidad abierta de los actos.

Como si este viaje fuera la única oportunidad para evolucionar hacia ineluctables paraísos Patricia Merizalde pretende conciliar lo inconciliable, alcanzar la multiplicidad de las formas desde el protocolo amatorio y sus distancias, la revelación que pensamiento a pensamiento se ha escapado del sí mismo de la oralidad, descarnándose el ensueño o fantasía en pieles que no se dejan timar allí donde enardece la inaplazable devoración  objeto des (armonía) cuerpo.

Roberto Novoa O.
Guayaquil 16 Julio 2017


Ver el post completo »
 

MyFreeCopyright.com registrado y protegido MyFreeCopyright.com registrado y protegido
| IBSN LEGAL CODES: IBSN: 14-12-1984-00 | IBSN: 14-12-1984-01 |
| MCN LEGAL CODES: WNN3U-GRJND-UTCUR | BQP62-M2NEW-28CND |
| LAMENTO EXISTECIAL ™ © ® 2009 - 2011 | LICENCIA CREATIVE COMMONS 3.0 | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS |